Cultura

Soy actriz y estoy cansada de esperar que la tele me diga si puedo o no trabajar – BLOG

COVID-19 — Hay que hacer un topo, como un informe de todo esto, de estas penurias, de esta profesión puesta a prueba, de esta profesión detenida, luego retomada, luego calificada como no esencial por lo tanto nuevamente detenida, de esta profesión que recién empiezo aunque tengo la impresión de haberla ejercido siempre, de esta profesión en suspenso, que ya no podemos hacer, que ya no debemos hacer, que nosotros no sé cuándo Lo haré, de este trabajo que me hacía levantarme por la mañana, de este trabajo que vive en mí, me atormenta y me cuida, a veces, de este trabajo precioso y necesario, de este trabajo para los demás, de esta profesión de donaciones, compartiendo, para ti. ¿Dónde está la utilidad ahora?

A mitad de semana, a mitad del día, el tiempo está libre de todo, habitado por nada, y ya no es para nada reposado. Todavía continúa, sin fecha de finalización, continúa sin que nadie sepa por qué. ¿Realmente salva vidas? ¿No estamos perdiendo una cantidad insana de tiempo, un tiempo precioso que nos está acabando aún más?

Estoy cansada de esperar un discurso para obtener respuestas que atañen a mi vida interior, a mi vida profesional y personal. Nos enteramos de nuestras condiciones en la tele, ni un comunicado privado antes, ni un gramo de dato nuevo, estamos entre otros, no somos nadie, somos multitud y sin embargo tan solos, no somos nada, peones, como todo el mundo, somos vale tan poco que no se molestan en avisarnos antes, en decirnos que tengamos cuidado mañana en la tele le dicen a la gente que ya no vas a poder trabajar, no nos avisaron, eso lo supimos de repente, en Al mismo tiempo que millones de personas, aprendimos que solo teníamos que llevar nuestra decoración a casa, lavar nuestros disfraces, guardarlos, solo teníamos que cerrar la cara y esperar, solo teníamos que esperar, esperar, no Ni siquiera sé qué.

Artículo Recomendado:  Exodus de Bob Marley: un álbum que definió el siglo XX

¿Quieres contar tu historia? ¿Algún evento en tu vida te hizo ver las cosas de manera diferente? ¿Quieres romper un tabú? Puedes enviar tu testimonio a testimonio@huffingtonpost.fr y ver todo testimonios que hemos publicado. Para saber cómo enviar su testimonio, siga este guía!

Cansado de esperar

Solo tenemos que esperar a que la televisión nos hable de nuevo, que quizás algún día finalmente nos diga que podemos volver a trabajar. Ella nos dijo una vez, antes del verano, nos dijo adelante, lo hicimos, no nos quejamos, trabajamos como antes, incluso más duro, unas semanas volvimos allí por unas semanas, y la televisión otra vez. nos dijo que guardáramos todo.

Así que volvimos a traer nuestros decorados y vestuario, otra vez tiramos los volantes, cambiamos las fechas, cancelamos los carteles, otra vez ensayamos solos en casa, para nadie, volvimos a ensayar para nadie, y ahí esperamos a nuevo. Esperamos a que la televisión nos hable. ¿Cuántos tendrán fuerzas para volver allí otra vez, arriesgándose a tener que guardarlo todo de nuevo? ¿Cuántos duraron? Algunos dirán que hizo la clasificación, otros dirán que acabó con los más frágiles.

Tú, ¿qué estás diciendo? Tú que diriges la tele, tú que hablas en la tele, ¿qué dices? Tú que eliges, tú que haces las leyes, tú que las anuncias, tú que nos mandas, ¿qué dices? Tú y tus trajes, y tus sonrisas heladas, y tus gestos robóticos, ¿qué te dicen en la televisión? Nos lo vas a agradecer, ¿verdad?

Gracias por haber aguantado, por haber mostrado solidaridad y comprensión como los buenos ciudadanos que somos, gracias por no haber tenido elección, gracias porque de todos modos nuestras demandas no las escuchaste, gracias por volver en el escenario para entretener a los franceses, para agradecernos por cosas que no vienen a ver a menos que estén subsidiadas, para agradecernos por la economía que no alimentamos tanto, para agradecernos que ahora podemos volver. Te atreverás a dar las gracias a las personas a las que has encamado, a las personas a las que has categorizado con tanto desprecio, te atreverás a dar las gracias a los no esenciales, a los que ya ni miras a los ojos, te vas para agradecer a los acróbatas, les vas a agradecer por no haberlo quemado todo.

Artículo Recomendado:  Muerte de Alain Rey, personaje del diccionario "Le Robert" y célebre lingüista

Y nosotros, ¿a quién le vamos a agradecer?

Ni siquiera nos vamos a dar las gracias porque en el fondo estamos decepcionados de creer que tenemos libertad. No nos vamos a dar las gracias, no, no tendremos tiempo para eso cuando tengamos que volver. No nos vamos a dar las gracias porque no habremos tenido la impresión de no hacer nada, de no debernos esta victoria, de simplemente haber obedecido, simplemente esperando que nos dieran el permiso de existir.

No nos vamos a dar las gracias porque muchos no habrán logrado crear tanto que se habrán asfixiado por el repentino desinterés por lo que es su vida, por este altivo desconocimiento de su profesión, de su aliento y de su razón de ser. Entonces, si no nos agradecemos a nosotros mismos, ¿a quién le vamos a agradecer?

Los pocos espectadores que saben por qué podemos existir. Esos pocos que estarán sentados tan lejos unos de otros que habrán tenido la impresión de ir al espectáculo solos, de no haberlo compartido con nadie. Estos pocos espectadores que se habrán abstenido de reír porque, mierda, nos asfixiamos bajo la máscara cuando reímos.

Esos pocos que se habrán rascado las manos durante todo el espectáculo, esas manos irritadas por el gel hidroalcohólico de primer precio que proporciona el lugar, el lugar endeudado por el desprecio también. Eso va a ser todo, nuestro agradecimiento? Nuestro agradecimiento por no volar el Elíseo, por no tirarlo todo, por no cambiar de país, por no traicionar a nuestro pueblo, por no tirar la toalla, ¿será ese nuestro agradecimiento?

¿Dónde está el uso?

Esa va a ser nuestra respuesta a todas esas horas de cuestionarnos el sentido de lo que hacemos, nuestra respuesta a todas esas dudas, a esa tristeza, a ese miedo, a esa incertidumbre, ¿eso va a ser eso? ¿Personas solitarias, silenciosas e irritadas? ¿Gente que está ahí como un gesto simbólico de supervivencia más que por placer? ¿Personas que ya no saben lo que buscan, que solo querían estar afuera porque ahora está permitido? Gente que por curiosidad acude a ver si los artistas crujen durante el saludo o si dicen unas palabras sobre la situación pasada. ¿Gente empujando la puerta porque la luz estaba encendida? Siempre será la gente, siempre será tomada, pero de verdad, ¿será ese nuestro agradecimiento?

¿Todo esto es para esto? ¿Seguiremos pudiendo darnos el lujo de compartir ideas que nada tienen que ver con el virus, con los protocolos, las restricciones? ¿Tendremos la libertad de hablar de otra cosa o hacerlo será una señal de puro egoísmo? ¿Finalmente nos detendremos con el «es eso»? Aunque nadie nos dé las gracias, ahí estaremos, y créanme, tendremos muchas cosas que decir.

Ver también en The HuffPost: Ante el toque de queda, Richard Berry comparte un mensaje de esperanza para el mundo del espectáculo

Artículo Recomendado:  La tradicional feria de verano vuelve este año a Marbella, en la Costa del Sol española

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba