Economía

Pronóstico del modelo DSGE de la Fed de Nueva York – marzo de 2021 –

Esta publicación presenta una actualización de las proyecciones económicas producidas por el modelo de equilibrio general dinámico estocástico (DSGE) del Banco de la Reserva Federal de Nueva York. El modelo predice un crecimiento sólido para los próximos dos años, con la inflación subyacente aumentando lentamente hasta el 2 por ciento. La incertidumbre tanto en las proyecciones de producción como de inflación sigue siendo alta.

Como de costumbre, nos gustaría recordar a nuestros lectores que el pronóstico del modelo DSGE no es un pronóstico oficial de la Fed de Nueva York, sino simplemente una contribución al proceso de pronóstico general del equipo de investigación. Para obtener más información sobre el modelo discutido aquí y las variables, consulte nuestras Preguntas y respuestas del modelo DSGE.

Modificación del modelo pandémico y el nuevo marco de política monetaria

El factor más importante para predecir el modelo tanto a corto como a mediano plazo es la respuesta de la economía a la pandemia de COVID-19. Para capturar el impacto macroeconómico masivo y abrupto del virus, así como su retroceso más rápido en comparación con el impulso económico habitual, el modelo se complementará con varios choques temporales de oferta y demanda a partir de 2020: Q1 (la descripción del modelo en la página de GitHub incluye estos cambios en el Detalle). A partir de 2020: segundo trimestre, los choques de COVID-19 a veces también se esperan con un cuarto de anticipación. Esta anticipación tiene en cuenta el hecho de que poco después del estallido de la crisis, las expectativas se habían ajustado a una pandemia en curso. Las desviaciones estándar de estos nuevos choques pandémicos transitorios provienen de una distribución anterior relativamente poco concluyente, ya que la disminución de la actividad económica podría reflejar déficits de oferta o demanda, o ambos.

Otra fuente importante de incertidumbre sobre el desarrollo futuro de la economía se refiere a la persistencia de los efectos de los choques del COVID-19. Para capturar esta incertidumbre, consideramos dos escenarios. En el escenario base, el papel de los shocks económicos habituales en el primer semestre de 2021 es limitado. Como resultado, la caída de la actividad se explica principalmente por los choques pandémicos temporales que dieron lugar a una recuperación más rápida. En el escenario alternativo, los shocks económicos estándar más sostenidos son más pronunciados. El resultado es un pronóstico más pesimista tanto a corto como a mediano plazo, que captura algunas de las cicatrices económicas potencialmente duraderas que ha dejado la pandemia. Este escenario alternativo también presenta una mayor inflación, ya que atribuye algunos de estos efectos más duraderos a un menor crecimiento de la productividad. Los dos escenarios se combinan con una ponderación del 70 por ciento en la línea de base y del 30 por ciento en la alternativa. Esta ponderación se basa libremente en la distribución de probabilidad media interanual del crecimiento del PIB real en 2021 y 2022 de la Encuesta de pronosticadores profesionales (SPF) de la Fed de Filadelfia de febrero.

A partir de 2020: cuarto trimestre en adelante, esperamos que la política monetaria siga una nueva función de respuesta, el objetivo de inflación promedio (AIT), que refleja los cambios en la estrategia de política monetaria del FOMC anunciados en agosto. Los parámetros de la nueva regla están diseñados de tal manera que la tasa de interés clave se elevará por encima de su límite inferior efectivo en 2023 y luego aumentará muy gradualmente. En el lanzamiento, asumimos que el conocimiento de los agentes sobre la nueva política es parcial, pero aumenta con el tiempo. Más precisamente, las expectativas se basan en una combinación convexa de las funciones de reacción antiguas y nuevas, con el peso de la última convergiendo a 1 durante seis años. Este enfoque de modelización tiene en cuenta el hecho de que las expectativas, especialmente en el caso de una tasa de interés clave estancada en el ELB, solo deberían ajustarse gradualmente a la introducción de la nueva estrategia de política monetaria, ya que los actores no pueden observar directamente su reacción a los desarrollos macroeconómicos. hasta que despeguen.

La previsión del modelo a partir de marzo de 2021 se muestra en la siguiente tabla junto con la de diciembre de 2020 y se muestra en los siguientes gráficos. El modelo utiliza datos macroeconómicos trimestrales publicados hasta 2020: Q4, complementados para 2021: Q1 con las proyecciones medianas para el crecimiento del PIB real y la inflación PCE subyacente de la publicación del SPF de febrero, así como los rendimientos de los bonos del gobierno a 10 años y los bonos corporativos Baa. basado en 2021: promedios del primer trimestre hasta el 25 de febrero.

¿Cómo se comparan las previsiones actuales con las de diciembre?

  • La previsión de crecimiento del PIB real (cuarto trimestre / cuarto trimestre) es del 4,7 por ciento en 2021, en comparación con el 6,3 por ciento de diciembre. Esta diferencia refleja principalmente el menor conocimiento de la nueva política de AIT en el corto plazo en comparación con los supuestos de diciembre, lo que mitiga el impacto estimulante de la política sobre el impacto. Sin embargo, la conciencia ahora se modela como un aumento de las horas extraordinarias, mientras que fue constante en diciembre. Como resultado, la política monetaria es más expansiva en el período de pronóstico, lo que conducirá a un crecimiento más fuerte en 2022 (4.9 versus 3.1 por ciento) y 2023 (3.5 versus 2.0 por ciento).
  • Se espera que la inflación subyacente alcance el 1,4 por ciento en 2021, muy por encima de la previsión de diciembre de 0,5 por ciento, lo que se debe en parte a valores recientes más fuertes. Sin embargo, la inflación se mantendrá moderada durante el resto del período de pronóstico y no volverá al 2 por ciento hasta 2024. Una razón para este pronóstico de inflación relativamente débil es que la nueva estrategia de política monetaria tendrá un impacto limitado en los precios, aunque sí impulsa significativamente la inflación en la economía debido a una curva de Phillips estimada muy plana.
  • Las estimaciones de la tasa natural real y su evolución futura son más altas que en diciembre, debido a fundamentales más fuertes, con la tasa natural volviéndose positiva hacia fines de 2022.

Pronóstico del modelo DSGE de la Fed de Nueva York - marzo de 2021

Pronóstico del modelo DSGE de la Fed de Nueva York - marzo de 2021

Pronóstico del modelo DSGE de la Fed de Nueva York - marzo de 2021

William ChenWilliam Chen es analista de investigación senior en el Grupo de Investigación y Estadísticas del Banco.

Marco negroMarco Del Negro es vicepresidente del Grupo de Investigación y Estadísticas del Banco.

Shlok GoyalShlok Goyal es Analista de Investigación Senior en el Grupo de Investigación y Estadísticas del Banco.

Alissa Johnson es Analista de Investigación Senior en el Grupo de Investigación y Estadísticas del Banco.

Andrea TambalottiAndrea Tambalotti es vicepresidenta del Grupo de Investigación y Estadísticas del Banco.

Para citar esta publicación:

William Chen, Marco Del Negro, Shlok Goyal, Alissa Johnson y Andrea Tambalotti, «The New York Fed DSGE Model Forecast – March 2021», Banco de la Reserva Federal de Nueva York , 31 de marzo de 2021, https://libertystreeteconomics.newyorkfed.org/2021/03/the-new-york-fed-dsge-model-forecastmarch-2021.html.


Exención de responsabilidad

Las opiniones expresadas en esta publicación son las de los autores y no reflejan necesariamente la posición del Banco de la Reserva Federal de Nueva York o el Sistema de la Reserva Federal. Los autores son responsables de errores u omisiones.

.

Artículo Recomendado:  ¿Qué causa la alta inflación?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba