Economía

Polonia y Hungría piden que las empresas nacionales renuncien al tratado fiscal del G7

Polonia y Hungría no apoyarán el plan acordado por los ministros de finanzas del G7 este fin de semana para introducir un nivel mínimo global de impuestos corporativos a menos que haya una subcontratación para proteger las actividades comerciales esenciales en sus países, dijeron sus ministerios de finanzas.

La postura de los dos países de Europa Central sugiere que la oposición a un acuerdo dentro de la UE podría extenderse mucho más allá de Irlanda y otros destinos favorecidos por las corporaciones multinacionales que quieren minimizar su carga fiscal.

«No debemos permitir que el G7 dicte la tasa impositiva que tenemos en nuestro país», dijo el ministro de Finanzas polaco, Tadeusz Koscinski, al Financial Times. Establecer una tasa impositiva más baja es una forma importante para que los países se pongan al día con las economías más avanzadas atrayendo innovación del exterior, dijo.

Koscinski también insistió en que Polonia, con una tasa impositiva de grupo del 19 por ciento, no quería atraer a ninguna empresa a Polonia para minimizar la carga fiscal.

Dijo que cualquier acuerdo global debe distinguir entre participación en las ganancias y «actividades comerciales esenciales».

«No apoyamos la idea de un impuesto mínimo sobre las ganancias que obtienen las empresas polacas al hacer negocios en Polonia», dijo.

Cualquier acuerdo global tendría que implicar una «subcontratación nacional significativa», agregó. “Si eso sucede, el diablo está en los detalles. Algunos países del G7 podrían luchar contra él «.

Hungría, que tiene el impuesto sobre la renta de sociedades más bajo de la UE con solo el 9 por ciento, ha adoptado una línea similar.

Artículo Recomendado:  Las mejores razas de perros aptas para niños - Noticias de Tenerife - Sitio web oficial

En un comunicado, el Departamento del Tesoro dijo que los países deberían tener «el derecho de tomar sus decisiones soberanas» sobre gravar «las actividades económicas significativas que se llevan a cabo en sus territorios». . . teniendo en cuenta el nivel de desarrollo económico y otros factores relevantes ”.

«Es por eso que el gobierno no apoya un aumento de impuestos para las empresas con actividad económica significativa», dijo el ministerio.

El borrador original de la OCDE para un tratado fiscal global de 2020 preveía la subcontratación de actividades comerciales esenciales, como plantas o edificios, y centró el impuesto mínimo en la participación en las ganancias de las filiales de empresas multinacionales.

Sin embargo, las propuestas estadounidenses que allanaron el marco para el acuerdo marco de los Ministros del Tesoro del G7 el sábado no contenían ninguna excepción, lo que amplía significativamente el alcance.

Pascal Saint-Amans, director del Centro de Administración y Política Tributaria de la OCDE, dijo en un evento el mes pasado que un acuerdo global sin alguna forma de subcontratación de propiedades, planta y equipo «no es realista».

Es probable que cualquier excepción y la definición de actividades comerciales esenciales sean uno de los puntos conflictivos a medida que las conversaciones pasan del G7 al grupo más amplio de países liderados por la OCDE en las próximas semanas.

La tasa mínima propuesta no requiere aprobación unánime, pero el otro “pilar” de la reforma sí: el derecho a gravar parte de las ganancias de las ventas en un país determinado. Esto le da a los capitales individuales apalancamiento en las negociaciones.

Independientemente de esto, Bruselas ha anunciado su intención de implementar el posible tratado fiscal de la OCDE a través de la legislación de la UE para garantizar la uniformidad en todo el bloque. Esto también requiere unanimidad entre los estados miembros de la UE.

Chipre es otro país de la UE preferido por las empresas globales. El ministro de Finanzas chipriota, Constantinos Petrides, dijo en un comunicado que el país «mostraría un espíritu constructivo siempre que se garantice la igualdad de condiciones para todos los países y se protejan sus intereses, mientras que la posición de los estados miembros más pequeños debe tomarse en serio».

El país tiene una tasa general del 12,5 por ciento, pero el gobierno chipriota dice que se completará con un impuesto adicional a los dividendos sobre las ganancias corporativas.

Información adicional de Eleni Varvitsioti en Atenas

Artículo Recomendado:  Por qué la Fed debería dar en el blanco

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba