España

Los adolescentes que usan cigarrillos electrónicos superan en número a los fumadores en las regiones de la Costa Blanca y Valencia de España

Más adolescentes de la comunidad valenciana usan cigarrillos electrónicos que fuman, según un estudio de la AECC contra el cáncer de la región.

La AECC dice que el uso de cigarrillos electrónicos ha superado el consumo de tabaco en un 5%.

El 46,3% de los estudiantes valencianos de 14 a 18 años había fumado cigarrillos electrónicos (CE), frente al 41,7% que había probado el tabaco en 2022.

El uso de cigarrillos electrónicos entre adolescentes ha aumentado en más de una cuarta parte desde 2014 y se considera más peligroso porque el consumo de cigarrillos electrónicos, vaporizadores o narguiles no se percibe como riesgoso.

«Solo el 16,2% de los alumnos que vapeaban relacionaba el vapeo con muchos o considerables problemas de salud, frente al 16,2% de los alumnos que no vapeaban», apunta Tomás Trenor, presidente de la AECC en Valencia. Una proporción de solo el 20,6%.

«Con o sin suministro de nicotina, se ven, se comportan y se consumen como los cigarrillos tradicionales porque contienen ingredientes tóxicos y cancerígenos y perpetúan el acto de fumar, lo que lleva a la necesidad psicológica de volverse adicto».

Una idea errónea es que los cigarrillos electrónicos y los cigarrillos electrónicos son un sustituto del tabaco o una forma de dejar de fumar.

Según estadísticas del Ministerio de Salud, el 87,8% de los estudiantes de secundaria que fumaban a diario recurrieron a fumar cigarrillos electrónicos.

De hecho, el 44,5 por ciento de los que fumaron en el último mes habían vapeado cigarrillos electrónicos con cápsulas de nicotina.

Existe la preocupación de que la industria tabacalera esté tratando de atraer nuevos fumadores a través del vapeo, explicó Natalia Ruiz, coordinadora del departamento de promoción de la salud de la Organización Contra el Cáncer de Valencia:

Artículo Recomendado:  Cómo evitar las estafas por correo electrónico

«La industria tabacalera está interesada en diferenciar las nuevas formas de consumo del tabaco tradicional: de hecho, la palabra vaper se acuñó para diferenciarlo de los cigarrillos electrónicos y para implicar la seguridad del vapor de agua».

“La realidad es que estos aparatos contienen elementos tóxicos y compuestos cancerígenos que ya han causado enfermedades pulmonares y pueden provocar varios tipos de tumores, como cáncer de pulmón, riñón o vejiga”, advirtió Ruiz.

La AECC Valencia ha lanzado ahora una campaña denominada «Por 7 Razones Quítate La Venda De Los Ojos» para alertar sobre la toxicidad y las consecuencias nocivas del cigarrillo electrónico, el vapeo y la shisha.

leer más:

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba