Noticias del Mundo

La justicia importa más que nunca Aniversario de Rohingya Mark Blake –

Tabla de Contenido

Refugiados rohingya sostienen pancartas en una manifestación de protesta en el campo de refugiados de Kutupalong, Bangladesh, el 25 de agosto de 2018, conmemorando el primer aniversario de la represión del ejército de Myanmar que provocó un éxodo masivo de musulmanes rohingya a Bangladesh.

Crédito: Foto AP/Altaf Qadrianunciar

Hoy hace seis años, el 25 de agosto de 2017, el ejército birmano irrumpió en el estado de Rakhine y desató una violencia inimaginable contra mi pueblo, los rohingya. En el transcurso de varias semanas, los soldados y sus representantes mataron a miles de mujeres, hombres y niños, arrasaron pueblos enteros y obligaron a casi 800.000 personas a huir a Bangladesh.

Seis años después, los rohingya no sólo siguen siendo un pueblo en peligro, sino que los autores intelectuales del genocidio contra nosotros siguen en el poder en Myanmar, lo que es una vergüenza para el mundo. Aún así, los rohingya y el pueblo de Myanmar han sido en gran medida olvidados en el escenario mundial, y otras crisis dominan los titulares mundiales. Ahora es el momento de que el mundo actúe para poner fin al genocidio contra los rohingya, empezando por apoyar los esfuerzos de justicia internacional.

La violencia mortal de agosto de 2017 fue la culminación de décadas de esfuerzos del gobierno y el ejército de Myanmar para exterminar a los rohingya. Los rohingya viven en condiciones similares a las de tugurios en el estado de Rakhine, donde una serie de leyes y políticas deshumanizantes nos impiden acceder a la atención sanitaria, la educación y el mercado laboral. Yo mismo tuve que huir del estado de Rakhine a principios de los años 1990 porque no podía ir a la universidad sólo por ser rohingya. Antes de 2017, la violencia militar contra los rohingya en 1978, principios de la década de 1990 y 2016 también provocó la huida de cientos de miles de personas.

Artículo Recomendado:  A medida que el tiempo se redujo a cinco meses, el refuerzo de Moderna Covid recibió la luz verde final

Nosotros, los rohingya, aprendimos desde el principio que la única manera de describir lo que enfrentábamos era el «crimen de los crímenes»: el genocidio. Afortunadamente, el mundo finalmente está empezando a ponerse al día. En marzo de 2022, el gobierno de Estados Unidos anunció oficialmente que el ejército de Myanmar había «cometido genocidio y crímenes de lesa humanidad contra el pueblo rohingya». El principal experto en derechos humanos de la ONU en Myanmar, Tom Andrews, condenó de manera similar los ataques contra los rohingya como «genocidio», mientras que el máximo órgano judicial de la ONU, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, ordenó a Myanmar que dejara de atacar a los rohingya. .violación humana. prácticas genocidas.

Perfil diplomático

boletín semanal

Descubra las historias de esta semana, así como las historias para ver en toda Asia Pacífico.

recibir boletín

Seis años después de los acontecimientos de 2017, los rohingya están al borde de la extinción. Casi un millón de rohingya viven como refugiados en la región de Cox’s Bazar, en el sur de Bangladesh, hacinados en campos superpoblados con pocas esperanzas de construir un futuro digno. Si bien Bangladesh ha abierto generosamente sus puertas a los rohingya que huyen para salvar sus vidas, el gobierno también continúa limitando el acceso de los refugiados a la educación y al mercado laboral. Los recientes recortes de ayuda también tendrán un impacto devastador sobre los refugiados.

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Sólo $5 por mes.

Dentro de Myanmar, unos 600.000 rohingya viven en prisiones al aire libre de facto. Los rohingya están en gran medida confinados en sus aldeas, sin poder ir a hospitales, escuelas o encontrar trabajo. El golpe militar de febrero de 2021 en Myanmar aumenta aún más la incertidumbre. La junta militar libró una guerra brutal contra su propio pueblo, matando a miles de personas y desmantelando la naciente democracia. En el estado de Rakhine, los rohingya han sido atacados por soldados y grupos étnicos armados que luchan contra ellos.

Sin embargo, los esfuerzos de justicia internacional han ido ganando impulso en los últimos años y los rohingya todavía ven un rayo de esperanza. En 2019, la Corte Penal Internacional inició una investigación sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos por el ejército de Myanmar contra los rohingya. Ese mismo año, la Corte Internacional de Justicia inició el juicio por genocidio de los líderes civiles y militares de Myanmar; el año pasado, el juicio finalmente recibió luz verde para continuar después de que el último intento desesperado de Myanmar por desbaratarlo fuera derribado.

Mi propia organización, la Organización Rohingya Británica de Myanmar (BROUK), también ha solicitado con éxito al poder judicial argentino que presente un caso de jurisdicción universal contra el ejército birmano. Se han logrado avances significativos desde que se aceptó el caso de 2021. En junio, trajimos a Buenos Aires a siete víctimas rohingya (un hombre y seis mujeres) que habían sobrevivido a atrocidades sexuales y de otro tipo para que testificaran ante el tribunal. Es la primera vez que una víctima de la violencia de 2017 comparece ante un tribunal en cualquier parte del mundo.

anunciar

Ahora hemos reunido pruebas forenses sólidas de que los perpetradores pronto podrían ser atacados. El tribunal también quiere examinar el impacto de las redes sociales en la difusión del discurso de odio en el contexto del genocidio y ha enviado una solicitud formal a Facebook para obtener más información.

Debo enfatizar que no sólo estamos luchando por justicia para los rohingya, sino también para todos los que sufren bajo el ejército en Myanmar.

Los rohingya necesitan la ayuda del mundo ahora más que nunca. Los gobiernos internacionales deben presionar a los militares por todos los medios posibles para poner fin al genocidio. Un primer paso fundamental es ampliar las sanciones a Myanmar, especialmente dirigidas a los intereses económicos de los militares. Los gobiernos también deben hacer todo lo posible para apoyar los esfuerzos de justicia internacional, como iniciar sus propios casos de jurisdicción universal. Canadá, Alemania, los Países Bajos y el Reino Unido también han demostrado un verdadero liderazgo moral al apoyar formalmente el caso de genocidio de la CIJ.

Seis años después de la cruel violencia de 2017, los rohingya todavía se enfrentan al genocidio, mientras que Myanmar ha sido devastado por una junta militar despiadada. Esto es algo que el mundo no debería olvidar.

Artículo Recomendado:  Los casos de COVID en China alcanzan un récord después de las protestas del fin de semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba