Cultura

La guerra de Ucrania: ¿Deberíamos continuar boicoteando el mundo de la cultura rusa?

Rusia – ¿Estamos imponiendo un «telón de acero» cultural en Rusia?Después de que el ejército de Vladimir Putin invadiera Ucrania, lo que ha obligado a más de 2,5 millones de ucranianos a exiliarse, algunos artistas rusos se han convertido en persona no deseada En La Scala de Milán, la Filarmónica de París o el Carnegie Hall de Nueva York.

Rusia también fue excluida del Festival de la Canción de Eurovisión y se cancelaron las actuaciones del Ballet Bolshoi en Londres o Madrid. Muchas voces temen una peligrosa «censura» del mundo cultural ruso. Sin embargo, en una inspección más cercana, estos diferentes ejemplos son comprensibles por el momento. Sin embargo, existe la preocupación de que conduzcan a una ola de decisiones bien pensadas.

Teatro Bolshoi, símbolo del poder blando

“De momento, no podemos hablar de boicots a Rusia, sino de sanciones concretas”, responde Correo Huffington Yauheni Kryzhanouski, PhD en Ciencias Políticas, miembro de la facultad de Science Po Strasbourg, cuya investigación se centra en la politización del arte y la censura contemporánea en Bielorrusia y Rusia.

El Ballet Bolshoi es sin duda el mayor símbolo del poder blando de la Unión Soviética e incluso de Rusia, es una compañía de teatro público. «Fue difícil encontrar un lugar más cerca de las autoridades», subrayó Yauheni Kryzhanouski, quien recordó que las diversas giras internacionales de los bailarines trajeron dinero a Vladimir Putin. «Boicotear a los artistas financiados por Rusia es optar por no financiar las industrias culturales del país», concluyeron los investigadores.

Lo mismo ocurre con muchas películas dirigidas por rusos, aunque no sean necesariamente películas de propaganda, respaldadas por fondos públicos de los que depende gran parte de la industria cinematográfica local. Los festivales de cine de Glasgow y Estocolmo revisaron sus criterios de selección después de que Rusia invadió Ucrania, por lo que las películas que declaraban explícitamente «financiadas por el estado» ya no tendrían cabida.

En el caso de Cannes, optó por «no recibir delegaciones oficiales de Rusia, ni la presencia de ninguna institución asociada al gobierno ruso». Pero afirmar que apoya a «los artistas y profesionales del cine que nunca han dejado de luchar contra el régimen actual y no pueden ser asociados con estos actos intolerables y los que bombardearon Ucrania».

La industria de la música clásica pronto optó por prohibir a ciertos artistas rusos. Pero el director de orquesta Valery Gergiev, el pianista Denis Matsuev y la soprano Anna Netrebko estuvieron entre las primeras grandes estrellas en ver cancelaciones masivas en Europa y Estados Unidos, todos Vladski Three colaboradores cercanos o ex familiares de Mir Putin. “Las posiciones de estos artistas van en contra de los valores de las instituciones culturales en las que trabajan”, explica Yauheni Kryzhanouski.

Tras cancelar las visitas de la Orquesta Mariinsky y Valery Gergiev, el director de la Filarmónica de París, Olivier Mantei, ha dicho que «tendrá mucho del pasado». poder ruso actual, pero no lo han negado desde entonces.

¿Boicot general o sanciones específicas?

Sin embargo, a pesar de los fuertes llamamientos de algunos miembros del público a un boicot, algunas opciones han planteado dudas.Como el destino del joven pianista ruso de 20 años Alexander Malofeev, cuyo próximo concierto con la Orquesta Sinfónica de Montreal fue cancelado, «bajo la presión de la gran comunidad ucraniana de la ciudad», escribe mundoSin embargo, el joven lo dejó claro desde el comienzo del conflicto: «De hecho, todos los rusos durante décadas han sido culpables de decisiones horribles y sangrientas que ninguno de nosotros podía influir y predecir».

¿Deberíamos preocuparnos de que la lógica selectiva pronto dé paso a boicots masivos? Algunas voces se conmovieron. Esto es especialmente cierto en el caso del cineasta más famoso de Ucrania, Sergei Loznica.Enviado a en texto traducido por Joël Chapron Correo Huffingtondirector Donbass Advertencia: «No juzgues a otros por sus pasaportes. Solo pueden ser juzgados por sus acciones. Los pasaportes son solo por casualidad de nacimiento, y las acciones las realizan los propios humanos».

«Muchos amigos y colegas, cineastas rusos, se pronuncian en contra de esta guerra sin sentido. Cuando escucho llamadas para prohibir las películas rusas hoy, estas son las personas que me vienen a la mente, buenas personas, personas dignas. Ellos, como nosotros, son todos víctimas de esto». agresión.

Lo que se está desarrollando ante nuestros ojos en este momento es aterrador, pero les ruego que no caigan en la locura.

Serguéi Loznica

Preguntado por AFP durante la presentación de la Semana Francesa y Francófona, el ministro de Cultura especificó las condiciones para la cancelación en Francia. “Estoy solicitando la cancelación o el aplazamiento de eventos organizados por una de las instituciones culturales oficiales de Rusia y dos por artistas que durante mucho tiempo han tomado una posición clara contra el régimen del señor Putin”, dijo Roselyne Bachelot.

«Asesinato silencioso»

Por el contrario, ¿podemos pedir a los artistas rusos que se pronuncien sobre el conflicto cuando las autoridades rusas han dicho desde el 4 de marzo que se trata de una pena de prisión de 15 años? El director de orquesta Semyon Bychkov, nacido en Leningrado y naturalizado en Estados Unidos en 1983, no dudó.en una entrevista Figaro, está convencido de que los artistas tienen «el poder de hacer pensar al mundo y la responsabilidad de levantarse». «Creo que el silencio mata. Ante el mal y la injusticia, el silencio puede convertirse en su cómplice… y, en última instancia, en su socio igualitario», dijo.

Después del fenómeno de las Pussy Riot en 2012 y luego de la Guerra de Crimea en 2014, muchas posiciones llevaron a la polarización de la escena artística rusa. Los eventos de 2022 continúan con esta tendencia. Preguntó Yauheni Kryzhanouski, experto en movimientos de protesta en Bielorrusia y Rusia: “¿Es moralmente justificable hoy que un artista ruso que es influyente en el debate público, especialmente en la era de las redes sociales, no se posicione hoy?”.

Francia prometió, a través de la voz de Roselyne Bachelot, que si «los artistas rusos, los artistas disidentes que se oponen al gobierno de Putin y todo lo que representa, se ven obligados a exiliarse, «garantizarán la asistencia necesaria». Siempre que puedan salir del país, porque Los rumores de ley marcial y fronteras cerradas preocupan al pueblo ruso.

Mussorgsky, Chaikovski y Prokoviev

El director ruso Tugan Sokhiev ha dimitido de la Orchestre du Capitole a instancias del alcalde de Toulouse, Jean-Luc Moudenc… …y del Bolshoi, donde dirige desde hace casi una década. En un comunicado, expresó su enojo por «cancelar la cultura» y la obligación de Europa de «hacer una elección»: «Pronto me llamarán a Tchaikovsky, Stravinsky, Shostakovich para elegir entre Beethoven, Brahms, Debussy».

Esta frase se hace eco del trabajo que cancela esta vez el patrimonio cultural ruso.En Eslovaquia, la Orquesta Nacional ha eliminado las partituras de su programa Alejandro Nevski (1938) Prokófiev.En la Ópera de Varsovia (Polonia), esta es una obra rusa Boris Godunov (1869) Sin programar de Mussorgsky. La Orquesta Filarmónica de Zagreb (Croacia) canceló dos representaciones de obras de Tchaikovsky.

«Boicotear obras es arriesgarse, porque cuando empezamos a prohibir obras, no solo estamos mezclando todo, sino que estamos usando armas que condenamos en nuestros oponentes, lo que nunca es una buena política», condena el musicólogo Christian Merlin en música francés.

Si los críticos musicales ven en la obra de Mussorgsky una oda «al pueblo ruso», en la que «el círculo gobernante es representado como sanguinario o corrupto», señala el sociólogo Yauheni Kryzhanouski Alejandro Nevski La obra de Prokofiev es «una obra militante bajo el estalinismo»: «Es comprensible que no parezca apropiado en este momento».

En este punto, Roselyne Bachelot insiste en promover la cultura clásica rusa. “No vamos a detener a Mussorgsky, no vamos a detener a Tchaikovsky, no vamos a dejar de jugar a Chéjov. Algunas demandas de boicot no están en nuestra cultura”, dijo.

¿Apalancamiento desafiante?

Si el simbolismo mundial de estas cancelaciones es claro, su impacto sobre Vladimir Putin y sus acciones en Ucrania está dividido. ¿Es la segregación cultural, como la segregación económica o política, un medio de ejercer presión sobre las naciones? Según Yauheni Kryzhanouski, «las autoridades rusas ya no se hacen ilusiones sobre el papel del poder blando», y este cambio hacia el conflicto militar es una prueba. Hoy, estas sanciones al mundo cultural contribuyen más bien a la «demonización de Occidente» en los medios rusos.

Pero para Jane Duncan, académica que ha trabajado los boicots culturales como «agentes de cambio político», los movimientos destinados a aislar a un país del mundo cultural y deportivo internacional «son muy efectivos por su enorme impacto psicológico».

Entre otras cosas porque «durante siglos, Rusia se ha enorgullecido de sus logros intelectuales, artísticos y deportivos. Se ha convertido en parte de su identidad, su ‘poder blando’ en la globalización», análisis de AFP Road Research. Imaginen un «boicot cultural que podría impulsar protestas rusas contra la invasión de Ucrania» decidido por el presidente ruso.

ver también Correo Huffington: El Ballet de la Ciudad de Kiev recibe un gran aplauso en el Teatro Châtelet de París

Artículo Recomendado:  La película 'Ghost Slayer' rompe el récord de 'El viaje de Chihiro' en Japón

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba