Muy Interesante

La esclavitud en las plantaciones se inventó en esta pequeña isla africana, dicen los arqueólogos

La esclavitud en las plantaciones puede haberse originado en una pequeña isla de África occidental en el ecuador, según los arqueólogos que investigaron los ingenios y haciendas azucareras del siglo XVI.

Santo Tomé («Santo Tomás» en portugués) es una isla a 240 kilómetros (150 millas) al oeste de Gabón en el Golfo de Guinea, colonizada por primera vez por los portugueses a finales del siglo XV. Al descubrir una isla deshabitada rica en madera, agua dulce y potencial para cultivar caña de azúcar, la monarquía portuguesa intentó atraer a la gente para que se mudara allí. Sin embargo, debido a la alta incidencia de malaria, Santo Tomé se considera una trampa mortal. En 1495, los gobernantes portugueses obligaban a los convictos, a los niños judíos y a los africanos esclavizados a establecerse en la isla para proporcionar mano de obra para el comercio del azúcar.

Mientras que otras fábricas de azúcar portuguesas dependían únicamente de esclavos para el trabajo manual, en el sistema de plantaciones de azúcar de Santo Tomé los esclavos (principalmente de lo que hoy es Benin, la República del Congo, Angola y la República Democrática del Congo) realizaban casi todas las tareas, incluida la cosecha. caña de azúcar desde la cosecha y el procesamiento hasta la carpintería y albañilería necesarias para construir y operar el molino.

La importancia histórica de la isla se ha pasado mayormente por alto debido a la falta de investigación. (Crédito de la imagen: MD Cruz; Antiquity Publications Ltd.)

Esto convierte a Santo Tomé en «la primera economía de plantación en los trópicos basada en el monocultivo de azúcar y el trabajo esclavo, un modelo exportado a Nueva Zelanda», escribieron los investigadores en un nuevo estudio publicado el lunes (14 de agosto). Revista antigua.

Artículo Recomendado:  Inspiración infantil: siguiendo los pasos de un joven Picasso por España

Praia Melão, un ingenio azucarero y una finca en Santo Tomé, fue el primer gran sitio de investigación arqueológica de la isla. (Crédito de la imagen: MD Cruz; Antiquity Publications Ltd)

Las plantaciones de la isla tuvieron tanto éxito que, en la década de 1530, Santo Tomé superó a Madeira en el suministro de azúcar a los mercados europeos (los portugueses utilizaron Madeira para su lucrativa industria azucarera) y construyó varias diez fábricas de azúcar.

relacionado: Raras observaciones de ADN de cementerios coloniales revelan secuestros de esclavos en toda África

En el nuevo estudio, investigadores dirigidos por M. Dores Cruz, antropólogo histórico del Departamento de Estudios Africanos de la Universidad de Colonia en Alemania, y colegas de la Universidad de Santo Tomé y Príncipe (USTP), investigaron Praia Melão, ubicada en la costa noreste de la Isla. Una finca recién descubierta en Santo Tomé, la primera fábrica de azúcar analizada mediante métodos arqueológicos modernos.

Cuando la producción de azúcar disminuyó en la isla, se reconvirtieron fábricas para procesar alcohol y tapioca. (Crédito de la imagen: MD Cruz; Antiquity Publications Ltd.)

Visita a la fábrica de azúcar de Praia Melão

La fábrica de azúcar de Praia Melão cuenta con un gran edificio de piedra que ha sido renovado y ampliado a lo largo de 400 años. El edificio de dos pisos, con su techo de arcilla común en la arquitectura portuguesa del siglo XVI, ahora se ha derrumbado. Las habitaciones familiares están ubicadas en el piso superior, mientras que el nivel inferior cubierto de graffiti alberga una sala de cocción de azúcar. Los arqueólogos también han encontrado numerosos fragmentos de moldes cerámicos de azúcar similares a los utilizados en Madeira.

«La producción de azúcar es un proceso muy complejo», dijo Cruz a WordsSideKick.com en un correo electrónico. «No se hace en bolsas como hoy, a granel». Primero, se pone jarabe de caña en grandes ollas de cobre y se hierve a fuego medio hasta que se formen cristales. A continuación, se coloca el azúcar en moldes cónicos de cerámica, dejando escurrir la melaza y secar y endurecer los cristales de azúcar. Los conos resultantes se llaman «pão de açúcar», que en portugués significa «pan de azúcar».

El archipiélago de Santo Tomé y Príncipe fue reclamado por Portugal a finales del siglo XV. Aquí vemos la reconstrucción de un edificio en Praia Melão que se utilizaba para la producción de azúcar. (Crédito de la imagen: Luís Branco; Antiquity Publications Ltd.)

Pero debido a la alta humedad, el rápido crecimiento de los bosques y las rebeliones de esclavos, Santo Tomé tuvo dificultades para satisfacer la demanda de azúcar. En consecuencia, los portugueses trasladaron la mayoría de sus operaciones a Brasil a principios del siglo XVII y adoptaron el modelo de plantación. En el siglo XIX, los molinos de Santo Tomé estaban siendo reutilizados o estaban cayendo en mal estado.

«Santo Tomé es un territorio arqueológicamente inexplorado», dijo a LiveScience en un correo electrónico Marco Meniketti, arqueólogo de la Universidad Estatal de San José en California. «La investigación del sitio de Santo Tomé es probablemente el nuevo desarrollo más importante de los últimos años en la investigación sobre la relación entre la industria azucarera y la esclavitud», dijo, proporcionando información sobre la industria conocida principalmente a partir de registros del siglo XVII en Brasil y las Indias Occidentales nueva información.

Los gobernantes portugueses obligaron a los convictos, a los niños judíos y a los africanos esclavizados a trasladarse a la isla para trabajar en propiedades como Playa Merran. (Crédito de la imagen: MD Cruz; Antiquity Publications Ltd.)

Cruz espera que en el futuro encuentren más ingenios azucareros o alojamientos para esclavos africanos, pero su atención sigue centrada en Praia Melão.

«El edificio está en muy mal estado, con grietas en las paredes, paredes abultadas y cubierto de vegetación», dijo, por lo que actualmente está buscando financiación para preservar el sitio.

“No hay arqueólogos en Santo Tomé”, dijo Cruz, pero la Universidad Americana de Ciencia y Tecnología lanzará este otoño un nuevo programa de maestría en historia y patrimonio, destinado a capacitar a personas para proteger y preservar los importantes sitios arqueológicos de la isla.

«No se debe perder la oportunidad de investigar estos sitios no estudiados porque «este rico entorno arqueológico puede enseñarnos sobre la intersección de la esclavitud y el capitalismo», dijo Menichetti. «

Los investigadores estudiaron y documentaron los restos arqueológicos de Praia Melão, la única plantación azucarera de Santo Tomé investigada con tecnología moderna. (Crédito de la imagen: M. Dores Cruz)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba