Noticias del Mundo

Jimmy Lai y otros activistas de Hong Kong serán condenados por protestar el 1 de octubre

HONG KONG – Diez activistas a favor de la democracia fueron condenados a entre 14 y 18 meses de prisión en Hong Kong el viernes. Este fue el resultado de una serie de duras sentencias que han puesto a gran parte del campo de la oposición en territorio chino tras las rejas, y a muchos más en espera de juicio.

Todos se declararon culpables este mes de organizar la protesta, que fue prohibida por la policía y tuvo lugar el 1 de octubre, feriado nacional de China. Cuando encabezaron una marcha en la isla de Hong Kong, estallaron enfrentamientos en toda la ciudad en una de las peores manifestaciones violentas de ese año.

Algunos de los condenados el viernes, incluido el magnate de los medios Jimmy Lai, el líder sindical Lee Cheuk-yan y el activista Leung Kwok-hung, más conocido como Long Hair, ya habían sido encarcelados después de anteriores condenas por protestas. Dos de las condenas impuestas a los políticos Sin Chung-kai y Richard Tsoi fueron suspendidas durante dos años.

Fernando Cheung, un ex legislador prodemocrático, dijo el viernes que «penas tan severas» días antes de la vigilia anual del 4 de junio enviaron un mensaje disuasorio al pueblo de Hong Kong para apuntar a las víctimas de las protestas de la Plaza de Tiananmen en 1989 en honor. El jueves, la policía de Hong Kong bloqueó el evento por segundo año consecutivo, citando la pandemia de coronavirus.

También el viernes, el Tribunal Superior de Hong Kong emitió una declaración sobre la denegación de la libertad bajo fianza a Claudia Mo, una ex legisladora moderada entre los 47 activistas a favor de la democracia acusados ​​en virtud de una nueva y draconiana ley de seguridad nacional. La jueza Esther Toh citó «acusaciones de desesperación y pérdida de los derechos humanos y la libertad» que la Sra. Mo había hecho en entrevistas y conversaciones de WhatsApp con periodistas de organizaciones internacionales de noticias, incluido el New York Times.

Activistas, académicos y otros son cada vez más cautelosos a la hora de hablar con los medios de comunicación extranjeros en Hong Kong, donde la libertad de prensa está consagrada en la constitución local pero cada vez está más amenazada.

Artículo Recomendado:  Video: policía de Michigan dispara fatalmente a hombre negro por la espalda

La serie de casos contra los activistas a favor de la democracia de Hong Kong es parte de una amplia campaña del gobierno chino para reprimir la oposición política y frenar la disidencia que condujo a importantes protestas callejeras en 2019.

Las autoridades han sido ayudadas en su represión tanto por la Ley de Seguridad como por el uso más asertivo de la información que ya está en los libros.

La ley de seguridad que Beijing impuso a Hong Kong en junio de 2020 apunta al terrorismo, la subversión, la secesión y la colusión con fuerzas extranjeras. Su lenguaje amplio, gran parte del cual aún no ha sido examinado en los tribunales, otorga a las autoridades nuevos poderes para bloquear sitios web, congelar activos, realizar búsquedas sin orden judicial, evitar el juicio y detener a los acusados ​​sin fianza.

También permite que los acusados, en algunos casos, sean juzgados bajo la ley continental en tribunales controlados por el gobernante Partido Comunista.

La ley ha llevado a personas a buscar asilo en Australia, Canadá, Estados Unidos y otros lugares, y ha suscitado temores sobre el futuro de las escuelas, el sistema judicial e incluso la expresión artística en Hong Kong.

Más de 10.200 personas fueron arrestadas en relación con las protestas contra el gobierno, dijo el Departamento de Justicia de Hong Kong en abril. De estos, más de 2.500 han sido procesados ​​y más de 600 han sido condenados por cargos que incluyen recolección ilegal, incendio premeditado, disturbios, posesión de armas de asalto, ataque a un oficial de policía y profanación de la bandera nacional china.

Independientemente, más de 100 personas han sido arrestadas bajo la Ley de Seguridad o por la fuerza policial local creada el verano pasado para hacerla cumplir. De ellos, 57 fueron acusados, dijo John Lee, el secretario de seguridad, la semana pasada.

Junto con miles de ciudadanos comunes y corrientes menores de 12 años, los arrestos han puesto de rodillas a algunas de las figuras a favor de la democracia más prominentes de la ciudad, incluidos los jóvenes activistas Joshua Wong y Agnes Chow, Mr Lai, 73, y Martin Lee, 82, un ex legislador conocido como el «padre de la democracia» de Hong Kong.

Pero también se han expandido para incluir consejos de distrito, funcionarios electos que se ocupan de problemas a nivel de vecindario como la recolección de basura. Se cree que los consejos de distrito, que han estado dominados por la oposición desde una aplastante victoria electoral en noviembre de 2019, son el último pilar formal del movimiento a favor de la democracia en Hong Kong después de que todos sus partidarios en la legislatura renunciaron en protesta a finales del pasado. año.

Las tarifas de seguridad nacional pueden resultar en cadenas perpetuas dependiendo de la gravedad de los casos en los tribunales. El alto umbral de fianza significa que es probable que la mayoría de los acusados ​​pasen meses, si no años, en prisión antes de ser juzgados.

Las mayores detenciones por motivos de seguridad nacional tuvieron lugar en enero, cuando fueron detenidos 55 políticos y activistas a favor de la democracia, muchos de ellos en redadas matutinas. Organizaron o participaron en una elección primaria informal en julio en la que más de 600.000 personas votaron por candidatos favorables a la democracia para las elecciones generales de la ciudad dos meses después. Esta elección fue pospuesta por el gobierno de Hong Kong poco después de las elecciones primarias y ahora está programada para el 19 de diciembre. Hasta entonces, se introducirán nuevas restricciones de voto.

De las 55 personas arrestadas, 47 fueron acusadas formalmente en febrero de conspiración para cometer subversión en violación de la ley de seguridad. Los fiscales dijeron que el bloque prodemocracia planea ganar una mayoría en la legislatura y luego vetar «indiscriminadamente» el presupuesto estatal para obligar a la líder de Hong Kong, Carrie Lam, a renunciar. A 36 de los 47 acusados ​​se les negó la libertad bajo fianza en cuatro días de audiencias maratonianas en las que varios fueron hospitalizados por agotamiento.

Los acusados ​​cubren un amplio espectro político, desde Leung, un radical declarado, hasta demócratas moderados como el abogado Alvin Yeung. Su creencia unida era el deseo de sufragio universal en una ciudad donde la democracia se ha visto obstaculizada durante mucho tiempo.

Otras detenciones por motivos de seguridad nacional incluyeron a cuatro jóvenes activistas que eran ex miembros de un grupo independentista. El Sr. Lai, sus dos hijos y varios empleados de su empresa Next Digital; y 11 personas sospechosas de ayudar a un grupo de activistas que intentaron huir a Taiwán en barco el año pasado mientras eran acusados ​​de las protestas de 2019.

Lai, quien fue sentenciado el viernes a 14 meses de prisión por la protesta del 1 de octubre y aumentó su condena total a 20 meses, enfrenta otros casos que incluyen fraude, asistencia en un intento de fuga y cargos de colusión contra la seguridad nacional con fuerzas extranjeras. También es uno de los 24 activistas acusados ​​de participar en la Vigilia de Tiananmen prohibida el año pasado. Cuatro de los activistas acusados, incluido el Sr. Wong, fueron condenados a cuatro a diez meses de prisión este mes.

Nueve de los doce activistas que intentaron huir a Taiwán fueron acusados ​​en Hong Kong de «distorsionar el curso de la justicia». Estuvieron retenidos en China continental durante meses después de que las autoridades locales los capturaran en el mar. Dependiendo del tribunal ante el que sean juzgados, pueden esperar cadena perpetua si son declarados culpables.

Las demandas bajo la Ley de Seguridad deben comenzar el 23 de junio con Tong Ying-kit, de 24 años, quien, según los fiscales, chocó con agentes de policía mientras conducía una motocicleta con una bandera de Liberación de Hong Kong en la espalda. Fue uno de los diez manifestantes arrestados el 1 de julio, el primer día de su entrada en vigor y el aniversario del regreso de Hong Kong del dominio británico al gobierno chino en 1997, bajo sospecha de violar la ley de seguridad. El Sr. Tong, que ha sido detenido recientemente, está acusado de terrorismo e incitación a la secesión tras su arresto. Su oferta de ir a la corte fue rechazada.

Estados Unidos, Gran Bretaña y otras naciones han criticado la ley de seguridad y la creciente represión de China contra Hong Kong. Algunos países han abandonado los acuerdos de extradición con Hong Kong, lo que facilita que las personas en la ciudad emigren o soliciten asilo. Estados Unidos también impuso sanciones a los funcionarios chinos y de Hong Kong que encabezaron la represión.

El gobierno chino ha rechazado las críticas a sus políticas en Hong Kong, calificándolo de injerencia en sus asuntos internos y un instrumento para aumentar la presión en tiempos de crecientes tensiones entre China y Occidente.

Artículo Recomendado:  Es probable que Pakistán permanezca en la lista gris del GAFI durante otros cuatro meses: informe

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba