Noticias del Mundo

Japón espera unirse al club de élite con el alunizaje: una mirada más cercana | Noticias del Mundo

Japón espera realizar el primer «alunizaje de precisión» del mundo en la luna el sábado temprano, uniéndose a un esfuerzo moderno de contacto lunar que tiene sus raíces en la carrera espacial de la era de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Japón está intentando aterrizar un módulo de aterrizaje en una ubicación precisa después de que la nave espacial de una compañía japonesa se estrellara mientras intentaba aterrizar en la luna en abril. La victoria significaría honores científicos y diplomáticos internacionales, así como posibles ganancias políticas internas, ya que Japón y otros países esperaban unirse a un club hasta entonces ocupado sólo por Estados Unidos, la Unión Soviética, India y China. El fracaso significa una costosa vergüenza pública. A continuación presentamos un vistazo a los recientes y próximos intentos de alto perfil de Japón de aterrizar en la luna, y lo que podrían significar.

EE.UU
La NASA planea enviar astronautas a orbitar la luna el próximo año y aterrizar en la luna en 2026. Sin embargo, esta semana, una empresa estadounidense, Astrobotic Technology, dijo que su módulo de aterrizaje lunar pronto se quemará en la atmósfera terrestre después de un alunizaje fallido. Una fuga de combustible en un módulo de aterrizaje llamado Peregrine obligó a Astrobotic a abandonar el primer intento de alunizaje de Estados Unidos en más de 50 años. La compañía sospecha que una válvula atascada provocó la ruptura del tanque. La NASA está trabajando para comercializar el transporte lunar con la industria privada, mientras el gobierno de Estados Unidos intenta devolver astronautas a la Luna. Por ahora, la capacidad de Estados Unidos para gastar importantes cantidades de dinero y reformar las cadenas de suministro le da una ventaja sobre China y otros competidores lunares. Empresas privadas como SpaceX y Blue Origin han hecho de las misiones espaciales tripuladas una prioridad. Otra empresa estadounidense, Intuitive Machines, planea lanzar su propio módulo de aterrizaje lunar el próximo mes.

Artículo Recomendado:  Cripto mineros y geopolítica -

India
El año pasado, India se convirtió en el primer país en aterrizar una nave espacial cerca del polo sur de la Luna, donde los científicos creen que los cráteres permanentemente oscuros pueden contener agua congelada que podría ayudar a futuras misiones. En 2019, una falla de software provocó que un módulo de aterrizaje indio se estrellara mientras aterrizaba en la luna. Así que el éxito de 75 millones de dólares en agosto fue recibido con aplausos generalizados, con gente vitoreando en las calles y declarando el surgimiento de la India como una superpotencia científica. Los científicos indios dicen que el siguiente paso es una misión tripulada de alunizaje. El éxito se considera clave para aumentar los índices de aprobación del primer ministro Narendra Modi antes de las elecciones cruciales de este año. India ha estado promoviendo su programa espacial desde la década de 1960 y planea asociarse con Estados Unidos para visitar la Estación Espacial Internacional el próximo año. Nueva Delhi también considera que la victoria en el espacio es importante en su competencia con su vecina China, que posee armas nucleares. Las relaciones entre India y China se han deteriorado drásticamente desde los mortales enfrentamientos fronterizos de 2020.

Porcelana
China aterrizó en la luna en 2013 y lanzó a tres astronautas a su estación espacial en órbita el año pasado. Espera llevar astronautas a la Luna antes de finales de siglo. En 2020, una cápsula espacial china regresó a la Tierra desde la Luna, trayendo las primeras muestras frescas de rocas lunares en más de 40 años. En 2003, China realizó su primer vuelo espacial tripulado, convirtiéndose en el tercer país en enviar humanos al espacio después de la Unión Soviética y Estados Unidos. Las ambiciones espaciales de China están vinculadas a su competencia con Estados Unidos, ya que las dos economías más grandes del mundo compiten por la influencia diplomática, política y militar en Asia y más allá. China construyó su propia estación espacial después de haber sido excluida de la Estación Espacial Internacional, en parte debido a las objeciones de Estados Unidos a los estrechos vínculos del programa espacial de China con el ejército. China y Estados Unidos también están considerando planes para establecer una base tripulada permanente en la luna. Esto plantea dudas sobre la competencia y la cooperación en la superficie lunar.

Artículo Recomendado:  ¿La era de la "diplomacia submarina"? –

Rusia
También el año pasado, el Luna-25 de Rusia intentó alunizar en la misma zona de la Luna a la que había llegado la India, pero fracasó. Esto ocurre 47 años después de que la Unión Soviética alunizara, y los científicos rusos culpan del último fracaso a la larga pausa y la consiguiente pérdida de experiencia espacial. La Unión Soviética lanzó su primer satélite al espacio en 1957 y al primer hombre en 1961, pero desde el colapso de la Unión Soviética en 1991, los programas rusos se han visto obstaculizados por una corrupción generalizada y sanciones occidentales que han perjudicado el desarrollo científico. Rusia planea otra misión lunar en 2027. El fracaso de Rusia y el creciente papel de empresas privadas como SpaceX de Elon Musk han hecho que Rusia pierda un nicho que alguna vez fue considerable en el lucrativo mercado mundial de lanzamientos espaciales. Así como el éxito de la India se considera una prueba de su ascenso a la categoría de gran potencia, algunos han descrito el fracaso de Rusia como una fuente de dudas sobre su influencia y poder globales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba