Economía

Friedman como crítico de la economía keynesiana

Tengo el primer volumen de. leer El impresionante nuevo estudio de Edward Nelson de Milton Friedman y recomendaría el libro a cualquier persona interesada en macroeconomía. Este comentario en la página 380 me llamó la atención:

Durante medio siglo o más después de 1951, Friedman recibió muchas críticas de los investigadores y profesionales monetarios por su presunto descuido de las tasas de interés y su supuesta reticencia o incluso reticencia a describir las medidas de política monetaria o sus efectos en términos de tasas de interés. En el capítulo 5, sin embargo, se concluyó que los registros de las declaraciones de Friedman tienen más matices de lo que sugiere esta crítica.

[As an aside, that criticism would be valid for my own views on money and interest rates, which are not nuanced.  I have a recent paper that criticizes the interest rate approach to monetary policy.]

Si bien Friedman aceptó que la política monetaria tenía un impacto en las tasas de interés y que esto podría tener un impacto en la economía en general, no se puede negar que a menudo fue bastante crítico con el enfoque de las tasas de interés de la política monetaria de los economistas keynesianos. Los keynesianos argumentan que expandir la oferta monetaria reducirá las tasas de interés, lo que impulsará la demanda agregada. Friedman argumentó que el aumento de la oferta monetaria impulsaría la demanda agregada y que las tasas de interés podrían subir o bajar dependiendo de la fuerza relativa de la liquidez, los ingresos y los efectos Fisher. El dinero extra reduciría directamente las tasas de interés, pero si la política resultara en un crecimiento del ingreso real más rápido o en una inflación, tendería a impulsar las tasas de interés nominales al alza. El efecto general fue ambiguo, especialmente después de unos meses o años.

En uno articulo nuevo, Cité a Friedman sobre la curva de Phillips, un área en la que también era escéptico de la ortodoxia keynesiana:

Sin embargo, había una diferencia crucial entre el análisis de Fisher y Phillips, entre la verdad de 1926 y el error de 1958, que tenía que ver con la dirección de la causalidad. Fischer tomó la tasa de cambio en el precio para ser la variable independiente que inició el proceso. [From p. 273 of Nelson’s book.]

Esto requiere un poco de historia. En 1926, Irving Fisher había argumentado que los choques inflacionarios afectan la producción real. En la década de 1960, los economistas keynesianos utilizaron el estudio empírico de Edmund Phillip (1958) para argumentar que los cambios en la tasa de desempleo afectan la inflación. En pocas palabras, Fisher pensó que el aumento de la inflación podría provocar un auge, mientras que los keynesianos pensaban que un auge podría provocar un aumento de la inflación.

¿Existe una conexión entre las opiniones heterodoxas de Friedman sobre estos dos temas separados? Comencemos con el modelo monetario más simple de PIB nominal:

M * V (i) = P * Y

Aquí asumo que la velocidad está relacionada positivamente con el interés nominal, una suposición que está respaldada por una gran cantidad de evidencia empírica. Eso significa que una tasa de interés más baja tiende a desacelerar el ritmo y otras cosas que tienden a reducir los gastos nominales.

Artículo Recomendado:  Trabajo de Zachary D. Carter en Hatchet en Milton Friedman Fried

Esta afirmación puede parecer sorprendente, pero es bastante obvia cuando se piensa en ella. Considere un simple experimento mental. La Fed aumenta repentinamente la oferta monetaria en un 20%. (Para simplificar, usamos la base monetaria, que está directamente bajo el control de la Fed.) Obviamente, el nivel del PIBN (es decir, P * Y) no cambia de la noche a la mañana. En el momento en que la oferta monetaria aumenta en un 20%, la velocidad de circulación debe disminuir en la misma cantidad, sin cambiar M * V y P * Y. El dinero extra reduce la tasa de interés nominal, lo que reduce el costo de oportunidad de tener dinero hasta el punto en que las personas tienen un 20% más de saldos en efectivo, al menos en el corto plazo (por ejemplo, el mismo día). Tanto keynesianos como monetaristas están de acuerdo en este punto. La pregunta más difícil es qué sucede a continuación. Antes de pensar en lo que sucede a continuación, pensemos en el equilibrio a muy largo plazo.

A muy largo plazo, el dinero es neutral. Un aumento único del 20% en la oferta monetaria no tiene un impacto a largo plazo en las tasas de interés, no tiene impacto a largo plazo en la velocidad y no tiene impacto a largo plazo en el rendimiento real. En cambio, los precios suben un 20% y nada cambia en términos reales. La pregunta más difícil es qué viene antes del largo y después del muy corto plazo. Es el período intermedio entre estos extremos el que es tan difícil de modelar.

Conocemos la explicación keynesiana. Más dinero conduce a tasas de interés más bajas. Las tasas de interés más bajas conducen a un mayor gasto. Dado que los precios son rígidos a corto plazo, los gastos adicionales aumentan la producción real. Cuando un mayor gasto impulsa la producción por encima de su tasa natural, la economía se sobrecalienta y se produce inflación. Más dinero conduce a tasas de interés más bajas, lo que conduce a una mayor producción, lo que finalmente conduce a precios más altos.

Para monetaristas como Friedman, esta no es una explicación satisfactoria. Comience con el impacto de las tasas de interés en los gastos nominales. Cuando las tasas de interés más bajas se traducen en un ritmo más lento, es difícil ver cómo las tasas de interés bajas pueden ser expansivas. De hecho, cuando el crecimiento de la oferta monetaria es extremadamente rápido, las tasas de interés a menudo suben a medida que los prestamistas comienzan a esperar una mayor inflación y la demanda se compensa con tasas de interés nominales más altas. Pero las tasas de interés nominales más altas aumentarán la velocidad de circulación, haciendo que la inflación sea incluso más rápida que la oferta monetaria. Esto sucedió en Alemania en la década de 1920 y en Estados Unidos a finales de la de 1970. Por lo tanto, es demasiado fácil decir que el dinero fácil es expansivo porque conduce a tasas de interés bajas. El dinero fácil tiene uno un efecto aún más expansivo si conduce a tasas de interés más altas.

Ahora piense en el impacto del crecimiento económico sobre la inflación. Parece obvio que una economía en auge es inflacionaria, ¿no es así? Pero si uno mira la ecuación anterior, está claro que (para cualquier nivel dado de gasto nominal) cuanto más rápido es el crecimiento económico, más lenta es la tasa de inflación. Para cualquier P * Y dado, más Y significa menos P.

En el modelo monetarista, más dinero conduce a más gasto nominal (P * Y) porque el público tiene una demanda de dinero bien definida y tratará de deshacerse del exceso de efectivo gastando el nuevo dinero que se agregará a la economía. La velocidad no es absolutamente fija, pero es lo suficientemente estable como para que el nuevo dinero tienda a impulsar el NGDP. (Al menos cuando las tasas de interés están por encima de cero). Y un mayor gasto nominal tenderá a aumentar la producción real a corto plazo porque los salarios y los precios son rígidos o lentos para ajustarse. A la larga, solo subirán los precios y la producción volverá a su ritmo natural.

Para decirlo de manera aún más simple:

En el modelo keynesiano, los shocks reales tienen efectos nominales.

En el modelo monetarista, los choques nominales tienen efectos reales.

Por supuesto, ambas afirmaciones son ciertas hasta cierto punto, como admitió Friedman. Pero hay que decir que concede más peso a la perspectiva del choque nominal> efectos reales, al menos en comparación con sus críticos keynesianos. En un artículo de 2013 Nelson contrasta los dos puntos de vista:

[T]El Banco de Inglaterra ve la política monetaria como un impacto en el gasto principalmente a través de efectos en el gasto nominal. Esta visión de la transmisión de la política monetaria está en consonancia con las explicaciones anteriores de la transmisión de la política monetaria, tanto de monetaristas como keynesianos (como Tobin, 1981), y parece estar implícita en discusiones anteriores del Banco de Inglaterra sobre los vínculos entre la política monetaria y la economía. (ver King, 1997).

Esta visión es incompatible con los modelos estándar de transmisión de la política monetaria que han prevalecido durante las últimas décadas; de hecho, este punto de vista fue tratado con saña por Svensson (1999, p. 642). Svensson se refiere a «una visión anterior, algo simplista, del mecanismo de transmisión de la política monetaria … [under which] La política monetaria solo determina el PIB nominal, pero no puede influir en la distribución del PIB nominal entre la inflación y el crecimiento del producto ”. Para Svensson, el PIB nominal no es útil para analizar la política monetaria: si bien la política monetaria ciertamente influye en el PIB nominal, no se gana nada si uno imagina que la política monetaria funciona sobre la base del PIB nominal; la respuesta del PIB nominal a la política monetaria refleja la dependencia del individuo de los precios y la producción de variables influenciadas por la política monetaria. El comportamiento del PIB nominal se deriva entonces recursivamente del comportamiento de sus dos componentes de definición; El PIB nominal en sí mismo no aparece en la estructura del modelo.

Svensson tiene un punto de vista generalizado (keynesiano moderno).

Para ser claros, no se trata de si la política monetaria afecta a P e Y individualmente o al PIB nominal (P * Y) en su conjunto. Ambas afirmaciones son claramente ciertas. La pregunta es más bien qué enfoque de modelado mejor utilizable.

El enfoque keynesiano se basa en estimar todo tipo de variables difíciles de observar, como la «tasa de interés natural» y la «tasa natural de producción» (o desempleo). La política es razonable cuando la brecha del producto es cero y la tasa de interés es igual a la tasa natural. Pero, ¿cómo podemos estimar las diferentes tasas naturales?

Por el contrario, Friedman defendió el dinero en sentido amplio (M2) como indicador de la postura de la política monetaria, y algunos monetaristas del mercado favorecen los precios de futuros del PIBN. No hay una tasa natural de M2 ​​o NGDP para estimar, solo objetivos que se deben establecer.

Friedman ganó muchos debates en las décadas de 1960 y 1970 porque su crítica de la economía keynesiana fue en gran parte correcta. Los keynesianos cometieron el error de asumir que el aumento de las tasas de interés significa que el dinero se está volviendo más escaso y la caída de las tasas de interés significa que el dinero es más fácil (algunos todavía lo hacen). Los keynesianos cometieron el error de asumir que existía una compensación a largo plazo entre el empleo y la inflación.

Uno podría pensar que el modelo anterior (M * V (i) = P * Y) es «estúpido». Pero esta visión del mundo aparentemente ingenua y simplista ganó muchos debates en las décadas de 1960 y 1970. Desafortunadamente, Friedman probablemente se equivocó al afirmar que M2 era el indicador apropiado de la postura de la política monetaria; la tasa de crecimiento esperada del PIBN es un indicador más confiable. Friedman perdió algunos debates en la década de 1980.

Si un macroeconomista vive lo suficiente, eventualmente terminará en el lado perdedor. He estado defendiendo el objetivo de NGDP durante décadas, y una vez que la gente comenzó a prestarle atención, tenemos una recesión de 100 años donde el objetivo de NGDP no habría sido apropiado. Pero tal vez aún hubiera estado bien apuntar al NGDP esperado durante 2 años.

En 2009, algunas personas parecían pensar que tenía algo útil que decir sobre la economía. No sé si eso es correcto, pero si lo es, se debe principalmente a lo que aprendí de Milton Friedman.

Artículo Recomendado:  La medida de la inflación futura de EE. UU. Está aumentando a su nivel más alto en más de una década.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba