Noticias del Mundo

En Burkina, el presidente Roche Marc Christian Kabore fue arrestado por soldados

INTERNACIONAL – El presidente Rohe Marc Christian Kabore de Burkina Faso fue arrestado el lunes 24 de enero y recluido en un campamento militar en Uagadugú, un país asolado por la violencia yihadista Un día después de que estallara la rebelión en el conflictivo campamento militar, la AFP supo por fuentes fiables.

En el cuartel de Sangoulé Lamizana en Uagadugú, «el presidente Kabore, los jefes de parlamento y los ministros están efectivamente en manos de los soldados», dijo una de las fuentes, información que fue confirmada por otra fuente de seguridad.

El presidente Kabore, que ha estado en el poder desde 2015 y fue reelegido cinco años después, se comprometió a hacer de los antiyihadistas su máxima prioridad, cada vez más cuestionados por una población enojada por la violencia yihadista y su incapacidad para hacerle frente.

Exigen «medios apropiados» para combatir a los yihadistas

Un reportero de la AFP señaló que una docena de soldados armados y enmascarados montaban guardia frente a la sede de Radio Burkina (RTB), que transmite entretenimiento, el lunes por la mañana.

Los soldados se rebelaron el domingo en varios cuarteles militares en Burkina Faso, exigiendo a los jefes del ejército que se marcharan y «medies apropiados» para luchar contra los yihadistas que han atacado el país desde 2015.

Artículo Recomendado:  El primer ministro de Nueva Gales del Sur, Dominic Perrottet, es irreconocible en la imagen familiar de recaída

Al final del día, se escucharon disparos cerca de la residencia oficial del jefe de Estado, un helicóptero sobrevoló la zona y todas las luces se apagaron, según residentes locales.

Estas insurgencias tienen lugar en África Occidental, donde los yihadistas están desestabilizando cada vez más, y los yihadistas también están atacando a los vecinos Malí y Níger, donde ocurrieron recientes golpes de estado.

Varias manifestaciones airadas se han producido en varias ciudades de Burkina Faso durante meses, denunciando la incapacidad de las autoridades para responder a los ataques yihadistas, que se multiplican y que a menudo son prohibidos y dispersados ​​por la policía antidisturbios.

Motín y toque de queda

Un reportero de la AFP señaló que durante todo el domingo, los manifestantes apoyaron a los insurgentes y levantaron barricadas improvisadas en varias calles de la capital antes de ser dispersados ​​por la policía. El domingo, los disparos continuaron durante varias horas en varios campamentos militares en Burkina Faso, incluidos los de Sangoulé Lamizana, Baba Sy y la base aérea de Ouagadougou.

El motín también tuvo lugar en Kaya y Wahigua, al norte de Burkina, donde los yihadistas han atacado más, según residentes y fuentes militares.

El gobierno reconoció que se produjeron tiroteos en varios campamentos militares, pero negó que los militares los «tomaran». El domingo por la noche, el presidente Kabore ordenó el toque de queda de 20:00 a 05:30 (hora local y GMT) «hasta nuevo aviso», y el gobierno anunció el cierre de escuelas el lunes y martes.

«Queremos adaptarnos a los medios de ‘lucha y gran número de personas’ contra la yihad, así como al ‘reemplazo’ de los oficiales de más alto rango del ejército nacional, un soldado del cuartel de Sangoulé Lamizana, que habló con la condición de anonimato, confirmado en una grabación enviada a la AFP, en el caso de. También quiso «una mejor atención a los heridos» en el ataque y los combates con los yihadistas, así como a «las familias de los fallecidos».

La sombra del general Tindalee

Según una fuente gubernamental, las afirmaciones de los insurgentes fueron corroboradas por otras fuentes militares, que mantuvieron discusiones infructuosas entre sus representantes y el ministro de Defensa, general Barthélémy Simporé.

El campo de Sangoulé Lamizana en Uagadugú, donde está recluido el presidente Kabore, alberga el Centro de Detención y Correccionales de las Fuerzas Armadas (Maca), donde también está recluido el general Gilbert Dindere, en el mismo que estuvo cerca el presidente Blaise Compaoré, y ha vivido en Costa de Marfil desde entonces.

El general Diendéré fue sentenciado a 20 años de prisión por su fallido intento de golpe de Estado contra el presidente Kabore en 2015 y actualmente está siendo juzgado por el asesinato en 1987 del ícono panafricano, el expresidente Thomas Sankara.

Al igual que Malí y Níger, Burkina Faso se ha visto atrapada en una espiral de violencia por parte de grupos armados yihadistas vinculados a al-Qaeda y al grupo Estado Islámico. Los ataques contra civiles y soldados se han vuelto más frecuentes, principalmente en el norte y este del país.

La violencia de los grupos yihadistas ha matado a más de 2.000 personas y ha obligado a 1,5 millones a huir de sus hogares en casi siete años.

ver también Correo Huffington: Macron reducirá casi a la mitad la presencia militar francesa en el Sahel

Artículo Recomendado:  La crisis del trabajo por cuenta propia en Corea del Sur --

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba