Noticias del Mundo

El legado del Indo-Pacífico de Abe Shinzo –

El asesinato del ex primer ministro japonés Abe Shinzo el 8 de julio ha dejado un vacío significativo en el Indo-Pacífico. Japón no solo ha perdido a un líder importante, sino que la región ha perdido a un estadista, visionario y amigo de la India y el Indo-Pacífico. Abe fue el primer ministro de Japón con más años de servicio, pero lo que es más importante, cambió el lugar de Japón en el Indo-Pacífico y más allá.

La gravedad geopolítica se desplazó hacia Japón bajo el liderazgo de Abe, especialmente en su segundo mandato como primer ministro, a partir de 2012. Tampoco se puede descartar su primer mandato como primer ministro. Por ejemplo, su visionario discurso en el Parlamento de la India en 2007 sobre el “confluencia de los dos mares” se convirtió en el principio rector del concepto del Indo-Pacífico Libre y Abierto (FOIP) que ha ganado mayor terreno en los últimos años. Asimismo, su concepción de Asia “Diamante de seguridad democrática”, donde Abe articuló que “la paz, la estabilidad y la libertad de navegación en el Océano Pacífico son inseparables de la paz, la estabilidad y la libertad de navegación en el Océano Índico”, se produjo durante su primer período en el cargo. Con este telón de fondo, previó un papel fundamental para las principales democracias de Asia, incluidas Australia, India y Estados Unidos. Cada uno de estos se convirtió en un instrumento en el establecimiento del Diálogo de Seguridad Cuadrilateral, el Quad, entre Australia, India, Japón y los Estados Unidos.

Los esfuerzos incansables de Abe para revitalizar el papel de seguridad de Japón serán de importancia duradera considerando los cambios dramáticos que se están produciendo en el ambiente de seguridad en la región del Indo-Pacífico. Una China en ascenso con planes agresivos en la región y una Corea del Norte beligerante con capacidades nucleares y de misiles cada vez mayores dieron forma al pensamiento de Abe sobre el tipo de papel de seguridad que Japón debería desempeñar en los próximos años. Dado que aún debe lograrse la reforma constitucional, Abe no tuvo un éxito total en sus esfuerzos por cambiar el perfil de seguridad de Japón. Pero ha habido cambios importantes en los últimos años. Además de convertir la Agencia de Defensa de Japón en una Ministerio de Defensa en 2007, también hubo nuevas instituciones innovaciones emprendidas con el fin de “gestionar la producción de armas y explorar el potencial de exportación de armas”. Fomentando una agenda de seguridad más amplia, el gobierno de Abe también fue el primero en proponer la política de Japón. Estrategia de Seguridad Nacional.

Las ambiciones de Abe iban más allá de la exportación de armas. Quería lograr un cambio en la constitución pacifista de Japón para hacer del país una potencia estratégicamente más capaz de abordar las crecientes amenazas a la seguridad en la región. Los esfuerzos de Abe también se han visto impulsados ​​por las incertidumbres y ambigüedades en torno a la relación de alianza de EE. UU. Aunque la preocupación por la credibilidad de EE. UU. como garante de la seguridad no es exclusiva de Japón y no es una preocupación nueva, el declive relativo de EE. UU. y el dramático ascenso de China han hecho que estas preocupaciones sean mucho más problemáticas. Es este pensamiento el que probablemente también llevó a la administración Abe a desarrollar y fortalecer nuevas asociaciones estratégicas asiáticas, como las que tiene con India y Australia. Estas relaciones están destinadas a complementar la relación de Japón con los Estados Unidos y no a sustituir la asociación de la alianza de seguridad de los Estados Unidos.

De manera similar, el papel de Abe en cambiar la dirección y el ritmo de la relación India-Japón es significativo. La química personal entre el primer ministro indio Narendra Modi y Abe ayudó aún más a consolidar la asociación estratégica entre los dos países. Reconociendo el papel de Abe y reflejando el respeto y el afecto de Nueva Delhi por Abe, India celebró un día nacional de duelo el 9 de julio. Modi escribió en un blog sobre Abe como «un destacado líder de Japón, un imponente estadista mundial y un gran campeón de la amistad entre India y Japón». Agregó que Japón y el mundo han “perdido a un gran visionario. Y he perdido a un querido amigo”.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

La búsqueda de Abe de la relación con la India sigue siendo notable, especialmente dado el estado de la relación incluso a principios de la década de 2000. Dada la política de la Guerra Fría y su posicionamiento respectivo en ese marco, con Japón como aliado de EE. UU. e India como paladín del movimiento de no alineación que con frecuencia era antiestadounidense, Tokio y Nueva Delhi no se comprometieron mucho. La relación declinó aún más cuando India realizó sus pruebas nucleares en 1998. Pero la mejora en los lazos entre India y EE. UU. también condujo a la mejora de la relación entre India y Japón. Esto condujo a la visita del primer ministro japonés, Mori Yoshiro, a la India en agosto de 2000, que proporcionó un nuevo impulso a la relación bilateral. Mori y el primer ministro Atal Bihari Vajpayee presionaron por el establecimiento de una “Asociación global entre Japón e India”.

Desde 2005, los dos gobiernos también comenzaron reuniones cumbre anuales, con Koizumi Junichiro viajando a la India en abril de 2005. Durante la visita del primer ministro Manmohan Singh a Tokio en diciembre de 2006, Abe y Singh mejoraron la relación a “Asociación global y estratégica especial”. Cuando Modi se convirtió en primer ministro, su reunión cumbre con Abe en septiembre de 2014 transformó la relación, y los dos líderes firmaron una declaración conjunta llamada “Declaración de Tokio para la Asociación Global y Estratégica Especial Japón-India”.

La asociación entre las dos potencias asiáticas se expandió y profundizó en múltiples sectores, incluidos los ámbitos político, de seguridad, económico y militar, y también condujo a un aumento de los intercambios académicos y entre personas. Pero el hecho más significativo en la relación bilateral fue la conclusión del acuerdo nuclear civil en noviembre de 2016, lo que indica la calidad y profundidad de la asociación estratégica India-Japón. Para Japón, el único país del mundo que ha sido atacado con armas nucleares en tiempos de guerra, esto fue increíble. Es una indicación de la confianza estratégica que existe entre India y Japón. También reflejó el compromiso personal y la determinación de Abe. Al igual que el acuerdo nuclear civil entre India y EE. UU., el acuerdo India-Japón eliminó el estatus de paria de India y abrió nuevas vías para la cooperación.

Otro reflejo igualmente importante de esta sólida asociación es la invitación de la India a Japón para participar en infraestructura, conectividad y desarrollo proyectos en las áreas fronterizas sensibles de la India, incluido el noreste y las islas Andaman y Nicobar. India se ha mantenido particularmente sensible a estos proyectos en el borde; que Tokio esté involucrada es un testimonio de la fuerza de la asociación bilateral.

No se puede enfatizar lo suficiente el papel y el legado de Abe en la transformación del papel de Japón en los asuntos globales, así como en la mejora de los lazos entre India y Japón. El primer ministro Kishida Fumio y Modi tienen la ardua tarea de llevar adelante el legado de Abe. Los dos líderes celebraron su primera reunión cumbre en Nueva Delhi en marzo de 2022 y una segunda reunión de los dos líderes tuvo lugar al margen de la Cumbre Quad en mayo de este año. El pronóstico para la relación parece ser bueno, y es probable que se lleve adelante la visión de Abe para la relación entre India y Japón.

Artículo Recomendado:  Alabama vs.Georgia Puntuación en vivo, actualizaciones, aspectos destacados del juego de campeonato SEC 2021

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba