Cultura

El Festival de Cine de Cannes 2022, ¿el año de todos los cambios?

CINE – ¿Este 75 aniversario será un hito? El Festival de Cine de Cannes se inaugura este martes 17 de mayo en la Croisette en un ambiente que oscila entre las estrellas, la flor y nata del cine de autor y los ecos de la guerra de Ucrania a través de varias películas seleccionadas. Pero detrás de las 21 películas que compiten por la prestigiosa Palma de Oro, este año hay varios asuntos en juego.

Para esta edición de 2022, el Festival ha volcado su histórica colaboración con Canal+, canal de cine emblemático de los años 80 y 90, que en concreto llevaba 28 años retransmitiendo las ceremonias de inauguración y clausura. En cambio: un sorprendente acoplamiento entre servicio público (France Télévisions) y Brut, que debería permitir dirigirse, en particular, a las generaciones más jóvenes.

Este medio de vídeo fundado hace cinco años (por Renaud Le Van Kim, exempleado de Canal+), centrado en formatos cortos, también está presente en India, Egipto, Costa de Marfil y Japón. Cuenta con 500 millones de espectadores en más de 100 países, principalmente entre 18 y 34 años. Todo un símbolo, en un momento en que el cine en salas envejece, acelerado por dos años de crisis del Covid, sufriendo todo el embate de la competencia de las series y el streaming.

Salga del “festival boomer”

Y eso no es todo. En su desesperada búsqueda de la juventud, el Festival de Cine de Cannes también ha sellado una alianza con Tiktok. La red social favorita de los adolescentes y el paraíso de los vídeos ultracortos retransmitirá cada día el ascenso de los peldaños desde los que, irónicamente, los smartphones estaban hasta ahora prohibidos. Mientras que un “jurado de TikTok”, en el que se sentará Khaby Lame, 100 millones de suscriptores, decidirá entre vídeos de 30 segundos a 3 minutos para un premio oficial, entregado el viernes 20 de mayo de manos del delegado general, Thierry Frémaux.

«Claramente es un nuevo posicionamiento para rejuvenecer audiencias», comenta para El Huff Post Chloé Delaporte, profesora-investigadora en socioeconomía del cine y del audiovisual en la Universidad Paul-Valéry de Montpellier. “Lo primero es rejuvenecer la imagen de marca del festival para no convertirlo en un evento de boomers”, analiza el autor del libro.La cultura de la recompensa: concursos, festivales y premios cinematográficos, pero también para rejuvenecer, a su vez, “a las audiencias de cine trayendo la mayoría de ellas de regreso a los cines”.

Artículo Recomendado:  parte inferior del orden jerárquico

“Junto a un Tom Cruise que hablará a los boomers, hay toda una generación de actores súper glamurosos en Cannes, hiperseguidos en las redes sociales” y junto a los que los nuevos medios no quieren pasar, abunda en la AFP Julien Pillot, profesor -investigador en economía del Inseec.

Y si Laurent Weil de Canal+ -ausente el año pasado por problemas de salud- dejará paso a las periodistas Essie Assibu para Brut y Louise Ekland en Culturebox al pie de la escalinata, allí vive otra cara emblemática del festival su última edición. Pierre Lescure, presidente de la gran masa del cine que espera a sus famosos invitados en lo alto de la alfombra roja todas las noches desde 1994, se prepara para entregar las riendas en julio.

Otro movimiento simbólico, porque es Iris Knobloch, abogada de perfil internacional y larga trayectoria en el cine, también la primera mujer en presidir este festival, quien la sucederá en las próximas tres ediciones. Lejos de los perfiles de sus antecesoras, Iris Knobloch ha desarrollado la mayor parte de su carrera en Warner, uno de los principales estudios estadounidenses, donde preparó notablemente el lanzamiento de HBO Max en Europa. Así que inevitablemente, esto augura un cambio. Con la idea en boca de todos de que las películas creadas y emitidas en plataformas de streaming puedan (re)entrar en Cannes.

¿Abrir paso a las plataformas de streaming?

En 2017, Netflix firmó una notable llegada a la competencia con okja de Bong-Joon Ho (Palma de Oro dos años después con Parásito) y Las historias de Meyerowitz de Noah Baumbach. Pero la entrada en competición de películas destinadas a no estrenarse nunca en cuartos oscuros había despertado todos los temores de la industria cinematográfica francesa.

Convencido de que lograría persuadir a Netflix para que hiciera streaming okja en el cine, Thierry Frémaux finalmente había dado marcha atrás. Y de cara a la edición de 2018, incluso se había modificado el reglamento del Festival: «A partir de ahora, cualquier película que desee competir en Cannes deberá comprometerse primero a ser distribuida en los cines franceses».

Mientras los grandes autores ya no dudan en subirse a las plataformas (Scorsese o Jane Campion en Netflix, pronto Ridley Scott en Apple…), y los hábitos de los espectadores evolucionan, a Thierry Frémaux le gustaría que esta regla cambiara, pero el francés los expositores, en la junta directiva del festival, se oponen.

“Los operadores franceses consideran que los servicios de transmisión son un peligro. Lo entendí”, reaccionó el gerente general en una entrevista con variedad. “Pero a mí me paga el Festival de Cine de Cannes, no los exhibidores (…) Yo hago propuestas y la junta decide. Hasta ahora, no he podido convencerlos. Pero espero llegar algún día”.

Mientras que tres películas de Netflix (El Poder del perro, La Mano de Dios y la hija perdida) triunfó en la última Mostra de Venecia -principal competidora de Cannes- y se coronó en los Oscar coda Apple en 2022, el Festival de Cine de Cannes es el último de los mohicanos.

“No pueden intentar rejuvenecer a su audiencia atrayendo a los jóvenes a Tiktok, sino seguir despreciando las plataformas en las que ven películas. Este discurso ya no aguanta”, respira la investigadora Chloé Delaporte, convencida de que el regreso de los filmes de plataforma llegará para la edición de 2023. La especialista en socioeconomía del cine imagina la creación de una nueva selección de filmes de plataforma, fuera de competencia por la Palma de Oro. Que “demuestren que siguen los nuevos patrones de consumo sin legitimarlos del todo”.

¿Dónde están las mujeres?

Finalmente, es imposible mencionar los puntos de inflexión de esta edición sin mencionar el faltante de la representación de mujeres directoras a concurso. Valeria Bruni-Tedeschi, Claire Denis, Léonor Serraille, Kelly Reichardt y Charlotte Vandermeersch: son solo 5 directoras en competencia de 21 películas. Y si este año el Festival alcanza su «récord», lucha por mantener su promesa de paridad.

En cuanto a los otros grandes festivales, la cuestión de la paridad tampoco es obvia. En septiembre, la Mostra de Venecia había seleccionado, en competición, cinco películas de directores. En 21 películas. Solo la Berlinale lo hace mejor: para su edición en febrero de 2022, siete películas de las 18 en competencia fueron obra de directoras.

Como en Cannes con Julia Ducournau y su gore Titaniofueron dos mujeres, la francesa Audrey Diwan y la española Carla Simon, quienes ganaron los prestigiosos premios en estos festivales el año pasado.

Si esta 75 edición no está exenta de directoras, especialmente en las secciones paralelas de la Semana de la Crítica o la Quincena de los Realizadores, lo cierto es que cuestionar a los organizadores sobre la falta de cineastas en Cannes parece plantear un problema: el sitio Fecha límite así informa que una respuesta de Thierry Frémaux sobre este tema fue, entre otras, redactada de una entrevista que les había dado.

Soplando sus 75 velas, ¿logrará el Festival de Cine de Cannes desempolvar su imagen y derribar ciertos hábitos obsoletos? Eso es todo lo que deseamos para él.

Ver también en The HuffPost: Tráiler de ‘Crímenes del futuro’ de David Cronenberg, Festival Shock Film

Artículo Recomendado:  En el festival Europavox, Vald anuncia una secuela de su disco 'V'

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba