Noticias del Mundo

Cómo afectará el impulso de energía verde de Indonesia a la comunidad minera del carbón del país:

Tabla de Contenido

anunciar

En la aldea de Muara Bakah a lo largo del río Barito en Kalimantan, este de Indonesia, la principal fuente de ingresos y medios de subsistencia de los lugareños está relacionada con la minería del carbón. Al otro lado del río, se puede ver un transportador de carbón frente a su casa. Las barcazas de carbón se transportan de un lado a otro en su patio delantero todos los días.

Casi todos en el pueblo dependen de las minas de carbón locales para su sustento. Sin embargo, los trabajadores locales ocupan principalmente puestos no directivos, como camioneros, guardias de seguridad, personal de limpieza, personal de catering, etc. Debido a los requisitos de la licenciatura, los puestos de gestión los ocupan reclutadores externos de prestigiosas universidades de Indonesia.

El pueblo de Muara Bakah ni siquiera tiene una escuela secundaria. Para asistir a la escuela secundaria, tienen que tomar un barco Crotok hasta el centro del distrito, lo que toma unos 40 minutos en cada sentido y cuesta casi $5 por día en combustible. Algunos padres están optando por un camino más realista para sus hijos, haciéndolos tomar el equivalente a un examen de secundaria (conocido como el «paquete C») sin ir a la escuela.

Hubo un momento en el pueblo que me quedó grabado. Por la noche, el transportador de carbón está muy iluminado, pero el pueblo está oscuro, solo iluminado por la luz de la luna. Una noche, un niño me preguntó: «¿Por qué nuestro pueblo está tan oscuro? ¿No se usa carbón para generar electricidad?» Esta es una pregunta que no puedo responder fácilmente.

Artículo Recomendado:  ¿Cómo funcionan las leyes de Rusia sobre "organizaciones indeseables" y "agentes extranjeros"?

perfil diplomático

boletín semanal

nitrógeno

Descubra las historias de esta semana, así como las historias para ver en Asia Pacífico.

recibir boletín

La situación en Muara Bakah refleja la de muchos otros pueblos de Kalimantan. Durante las últimas dos décadas, las empresas del carbón han florecido y ampliado sus actividades, desde pequeñas operaciones ilegales hasta grandes concesiones mineras con poderosos patrocinadores. No se puede negar que la industria minera ha traído beneficios a la economía local. Han surgido hoteles y pensiones, así como servicios de alquiler de coches y barcos, talleres de estampado de camisetas, restaurantes, talleres y paradas de mototaxis.

¿Te gusta este articulo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $ 5 por mes.

Sin embargo, estas actividades pueden no durar mucho. El cambio es inevitable. Dados los esfuerzos actuales de transición energética del gobierno de Indonesia, sin esfuerzos concretos para apoyar una transición energética justa, la economía local en Kalimantan podría colapsar.

El gobierno del presidente Joko Widodo tiene como objetivo eliminar gradualmente las actividades de extracción de carbón para 2030, cerrar gradualmente todas las centrales eléctricas de carbón para 2050 y cambiar a energías renovables. Este cambio podría dar lugar a una caída significativa de la demanda de carbón, lo que provocaría una reducción de las operaciones mineras y la consiguiente pérdida de puestos de trabajo en la industria del carbón. El impacto no solo afectará a las pequeñas comunidades que dependen del sector para sus necesidades diarias, sino también a algunas actividades económicas de apoyo, incluidas las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYME) y el desarrollo de infraestructura en las regiones mineras del carbón.

A pesar de los actuales ingresos por impuestos a la minería, el gobierno ha tenido problemas para extender la infraestructura eléctrica a pueblos remotos debido a limitaciones presupuestarias. Las cosas empeorarán una vez que disminuya la actividad del carbón.

anunciar

En este sentido, los formuladores de políticas se encuentran ahora en una carrera contrarreloj. El problema más importante es que muchas comunidades alrededor de las minas de carbón no pueden simplemente cambiar de trabajo, especialmente porque carecen de educación y habilidades. La conciencia limitada de la transición energética en las comunidades locales y los gobiernos locales solo exacerbará los desafíos que se avecinan.

Implementar una transición energética justa es clave para el desarrollo de Indonesia en los próximos años. Necesitamos asegurarnos de que la transición energética proteja a las comunidades vulnerables y evite el aumento de la desigualdad económica.

Se requieren varios esfuerzos. Primero, el gobierno debe garantizar que las comunidades alrededor de las minas de carbón participen y participen en proyectos relacionados con la transición energética verde. Debemos asegurarnos de que los gobiernos escuchen los deseos, necesidades y aspiraciones de las comunidades locales. En otras palabras, la política de transición energética no debe ser decidida únicamente por los funcionarios de Yakarta de arriba hacia abajo.

En segundo lugar, los programas de capacitación deben adaptarse para equipar a las comunidades locales con habilidades que coincidan con las futuras proyecciones económicas y las demandas laborales. Estos programas pueden cubrir una amplia gama de iniciativas, desde capacitación laboral y pasantías hasta capacitación en tecnología, energía renovable y otras industrias sostenibles.

En tercer lugar, la financiación de los programas de formación en transición energética debe ser gestionada por los gobiernos locales en colaboración con las organizaciones comunitarias locales (gobiernos de aldeas, organizaciones tradicionales y ONG locales). Se espera que Indonesia reciba $ 20 mil millones en fondos bajo la Asociación de Transición Energética Justa (JETP), un esfuerzo conjunto de países industrializados, bancos multilaterales de desarrollo y otros donantes para ayudar a los países en desarrollo a acelerar su transición a la energía verde. La implementación de JETP, que actualmente es administrada por el gobierno central, debe incorporar el contexto y el conocimiento local. Además de fomentar la confianza y el compromiso de la comunidad, un enfoque de abajo hacia arriba tendrá un impacto más sustantivo y duradero a largo plazo.

En cuarto lugar, se necesita una regulación innovadora para alentar a las empresas mineras a contribuir activamente a la transición energética. Deben promoverse programas de capacitación laboral que involucren la colaboración entre el gobierno, el sector privado y las comunidades afectadas, dirigidos a quienes viven alrededor de los sitios mineros. Además, los proyectos de desarrollo de infraestructura financiados por impuestos a la minería deben asignar más recursos a las áreas cercanas a las minas, con sistemas claros y medibles de planificación, implementación y evaluación.

En última instancia, una transición energética justa que haga hincapié en los enfoques de abajo hacia arriba, incluida la participación activa de la comunidad, el conocimiento local y la toma de decisiones participativa, conducirá a mejores resultados para las personas. El protocolo y el diseño del programa JETP no deben ser determinados únicamente por funcionarios del gobierno central, ignorando las voces de la comunidad local.

Artículo Recomendado:  A pesar del aumento de las ventas, BMW se muestra cauteloso al traer baterías internamente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba